El Poderoso Rosario de San Miguel Arcángel

¿Alguna vez has orado el rosario de San Miguel Arcángel? Se dice que este poderoso ser espiritual brinda protección y ayuda especial a quienes lo hacen. Cubriéndote con su presencia y fuerza a donde quiera que vayas. Puedes orarlo díariamente y encontrarás paz, así como tranquilidad ante todos tus problemas.

El poderoso Rosario de San Miguel Arcángel

Saludo:

Oh Dios mío,

Trae ayuda pronta,

Auxíliame en este trance,

¡Apresúrate a socorrerme ante la adversidad!

(Puedes hacer una petición o dar gracias)*

Repite con fe la siguiente plegaria:

San Miguel Arcángel,

Amado intercesor,

Jefe de los ejércitos celestiales,

Ven a mi rescate,

Acude para auxiliarme,

No me desampares,

Ayúdame ante los espíritus de maldad,

Que quieren causarme perjuicio,

Servidor de Dios,

Eres quien ilumina mi camino,

Cada una de mis sendas,

Para que no me pierda jamás,

Líbrame de cualquier mal trance,

Que pueda encontrarme cada día,

Estoy delante de ti, siempre confiado,

Sabiendo que te importo,

Que deseas lo mejor para mi vida.

Tu poder va conmigo

Nada puede hacerme daño,

Camino confiado,

No siento temor,

La oscuridad se aparta,

Me libras de toda enfermedad,

De cualquier flagelo que me acosa,

Las saetas no me alcanzan,

Nada puede quebrantarme,

¡Estoy firme!

Porque cuento con tu apoyo,

San Miguel Arcángel, nunca me abandonas.

Tu protección divina me cubre,

Me enseñas el camino de la fidelidad,

Tengo fe que nada malo me pasará,

Los espíritus de maldad se van,

No pueden mantenerse delante de ti,

Mi poderoso arcángel,

Contigo nada me causa malestar,

Comandante supremo y victorioso,

Sé que puedo vivir tranquilo,

De día y de noche,

Nada he de temer,

Ningún mal me acosará.

Vences a los espíritus de Satanás,

A las huestes espirituales de maldad,

Proteges a los hijos de Dios de sus asechanzas,

Para que nada les cause mal,

Cuidas a quienes te aman,

Me conducirás por sendas de bien,

No me fallarás jamás,

Brillas con poderosa gracia,

La cual me impartes con bondad,

Creo en ti, amado arcángel.

Permite que alcance mis promesas,

Lleva mis oraciónes al trono poderoso de Dios,

Él te ha escogido para cuidarnos,

Así siempre me librarás de todos los adversarios,

Espirituales y físicos,

Ni enfermedades, ni contiendas harán mella en mí,

El terror no me toca,

Estoy seguro,

Camino tranquilo.

San Miguel Arcángel,

Victorioso guerrero,

Te pido solícitamente que me cuides,

Vigila siempre de mi alma,

Para que cuando muera

Pueda ir con paz hacia Dios,

Sabiendo que ningún espíritu puede acosarme,

Mis pecados han sido limpiados,

Soy digno por el sacrificio de Jesús,

Soy libre de la esclavitud del pecado,

Humildemente te pido, no te apartes de mí,

Inquiero siempre de tu presencia,

Alegras mi corazón al sentirte cerca,

Mi alma se alboroza,

Mi espíritu se aviva,

Mi mente se aquieta,

Mi Dios, siempre estará conmigo,

Gracias por interceder a mi favor,

Agradecido estoy,

Poderoso San Miguel Arcángel,

Amén.

*Reza el rosario o coronilla de la siguiente manera:

Realiza la invocación o saludo a Dios usando la cuenta grande del rosario. Ahora puedes dar gracias o hacer una petición especial. Luego, se realizan un Padrenuestro tres Aves María.

Se pide la intercesión de San Miguel Arcángel y el coro de los Serafines.

Se solicita que nuestra alma sea receptiva a la oración y recibir el don de la Caridad. Se hace igualmente por cada jerarquía.

  • Querubines: ora solicitando que nos ayuden a apartarnos del pecado.
  • Tronos, reza pidiendo humildad.
  • Dominaciones, se solicita el control de todas las pasiones carnales.
  • Potestades, se pide protección contra Satanás y sus demonios.
  • Virtudes, se solicita protección contra los males y evitar las tentaciones del mundo.
  • Principados, se pide tener obediencia.
  • Arcángeles, solicita fe, perseverancia y recibir la gracia de ir al paraíso.
  • Ángeles, ora para que seas guiados a la gloria eterna y ser cuidados en nuestra vida terrenal.
  • Se reza un Padre nuestro a cada uno de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel. También, al ángel de la guarda. Para ello, usa las cuatro cuentas que siguen a la medalla del rosario.
  • Finalmente, haz la plegaria con fe a San Miguel Arcángel.