oración a San rafael arcángel por la salud y sanación

oración Milagrosa, San Rafael Arcángel oración efectiva para sanación y cura todas tus enfermedades. Con esta oración a San Rafaél para Sanación espero llenarte de bendiciónes y salud y consagrar tu vida en la fe. Deseo que tanto tu vida como tu espíritu se mantengas sanas y que San Rafáel siempre te proteja bajo su manto.

Oración para Sanación

Misericordioso San Rafaél, divino acrangel que sana las heridas y aflicciones, a ti te imploro y te hago una llamada para que acudas en pos de misericordía y sanación. Ven, oh, misericordioso San Rafaél, y guíanos hacia la sanación en estos momentos de gran necesidad espiritual.

Extiende tu mano celestial y tócanos con tu don salvador, e intercede por nosotros, los pecadores, antes Dios nuestro Señor, para que con su venia nos cures nuestros males o nos ayudes a soportarlos con fuerza y entereza. Concédenos firmeza para sobrellevar nuestro dolor y hacerlo nuestro aliado, así, incluso en medio del mal y la derrota, podremos siempre levantarnos con la frente en alto y con el espíritu renovado.

San Rafaél, divino acrangel de bondad, acepta nuestra fe y nuestra gratitud y juramos servir siempre a Dios nuestro Señor y consagrarnos a su fe en las buenas y en las malas, entregándole nuestras oraciónes y nuestra alma para seguir siempre por su camino de salvación.

Ilumina nuestro camino, grandioso San Rafaél, para que podamos ver a tiempo las piedras que se nos cruzan y evitar cualquier daño que no venga por la gracia del Señor, pues si por Su voluntad séanos dado cualquier daño, gustosos nosotros lo aceptaremos; pues del Señor todo ha de ser aceptado.

Te pedimos que nos muestres tu vasta misericordía mitigando nuestros dolores y sanando nuestros espíritus, para así estar en todo momento vigorizados para cumplir los mandatos del Señor y dedicarlos a su fe en cuerpo y alma. Protégenos del mal y las enfermedades, pues estas solo nos debilitarán, postergando nuestras misiones con Dios nuestro Señor, a las cuales no queremos fallar ni en contra de nuestra voluntad.

Muéstranos tu don de sanación, el cual has aplicado en incontables ocasiones a quienes a ti acuden, y el cual te ha permitido sanar cualquier dolencia o enfermedad, incluso la ceguera de Tobías. Acompáñanos en este viaje y sé nuestro protector, que las enfermedades nos acechan y nos quieren doblegar, mas sabemos que bajo tus brazos de sanación ningún mal nos sobrecogerá y con vigor andaremos sobre cualquier terreno.

Ruega por nosotros, oh, grandioso San Rafaél, para que nuestras almas siempre sigan puras y sanas, pues aunque nuestros cuerpos conozcan el pecado y puedan enfermar, nuestras almas estarán consagradas a ti y a Dios nuestro señor por tu ayuda brindada, tu mano de sanación y tu guía acertada.

Esperamos tu atención y tu bendición, y que las dolencias sepan mantenerse alejadas de tu don de sanación. Amén.

Deseo haber aportado gran valor a tu vida con esta oración y que la salud siempre esté contigo, auspiciada por San Rafaél, cuya misericordía nos concede la sanación.