Oración para pedirle a Dios

Nada mejor que pedirle a Dios todos los días por nuestras necesidades. Tan solo unos minutos hacen la diferencia en tu vida. Tanto si quieres hacerlo en la mañana como antes de acostarte, esta oración te ayudará a acercarte espiritualmente a Dios. Ese ser quien nos ama y protege entrañablemente.

Oración para pedirle a Dios

Oh, amado Dios, glorioso y misericordioso,

Me acerco a ti con esta oración,

Confiando que tu presencia siempre está conmigo

Sin importar a donde vaya,

Eres la luz que alumbra cada uno de mis caminos,

Con fe y amor oro a ti

Elevo mis plegarias al cielo,

Porque sé con certeza que me escuchas.

Gracias te doy porque siempre me ayudas,

No me abandonas en ninguna circunstancia,

Gracias por todo lo que me has dado,

Riquezas espirituales y materiales,

Gracias por permitirme estar junto a ti,

Por proveerme de tu santa presencia.

Te pido que cuides de los míos,

Protege sus pertenencias,

Preserva su salud física y emocional,

No permitas que ningún mal les aceche,

Ni les toque o cause perjuicio,

Aleja a cualquier fuerza espiritual maligna de sus vidas

Que siempre estén bajo tu poderosa protección.

Cuida mi cuerpo, alma y espíritu,

Dame la fuerza y salud que necesito

Para cumplir con todas mis obligaciones,

Que ninguna enfermedad toque mi organismo,

Todo flagelo se aleja de mí,

¡Porque tu voluntad es que siempre esté sano!

Cada parte de mi ser está protegida,

Que tenga la energía para cumplir con todas mis actividades díarias,

Mi ser está libre de microbios patógenos y fuerzas externas contrarias.

Dame el alimento que necesito todos los días

No dejes que el pan falte en mi mesa,

Provéeme de los bienes que requiero

Para tener una vida llena de bienestar,

Dame abundancia para compartir con otros,

Concédeme todo lo que necesito,

Que todas mis necesidades estén cubiertas,

Dame la retribución por mi trabajo,

Por el esfuerzo de cada jornada,

Permite que pueda proveer para los míos

Haz que sobreabunde materialmente.

Cuídame de los peligros que me acechan,

Cuando salga a la calle apártalos de mí,

Nada malo puede tocarme, ni hacerme daño,

Aleja a cualquier ladrón o persona que quiera perjudicarme,

Líbrame de robos y siniestros,

En mi trabajo aléjame de los malintencionados,

También, de las personas que están llenas de envidía,

Que se acercan a otros para causarles perjuicio,

Que conciben planes destructivos

Para afectar la vida de las personas,

Dame la inteligencia para evitarlos,

Para saber sus intenciones y así anticiparlas,

Ningunas de sus maquinaciones lleguen a término,

Cada cosa que hagan no me toca,

Contra mí sus artimañas son inútiles

Son entorpecidas vez tras vez,

Tu protección invoco, mi Dios.

Cuídame de las fuerzas espirituales del maligno,

De Satanás, quien siempre crea planes de maldad contra tus hijos,

Aparta esas influencias negativas de mi vida,

Que sus huestes no puedan causarme daño a mí o los míos,

Protégeme también de cualquier hechizo y brujería,

De aquello que no veo, pero que puede dañarme,

Coloca un escudo alrededor de mí,

Lucha contra las acechanzas del enemigo que me acosa,

Sé mi protector mañana y noche,

Cuando me levante y acueste,

Mientras ande en mi día a día,

No me desampares nunca,

No dejes sola la obra de tus manos,

¡Protege mi alma hoy y siempre!

Gracias te doy por oírme,

Porque sé que escuchas cada una de mis oraciónes,

Gracias, porque puedo acercarme a ti,

Sin importar lo que pase,

En lo bueno y en lo malo,

En felicidad o angustias

Estás para mí cuando lo necesito,

Termino mi oración sintiéndome confiado y contento,

Porque soy tu hijo amado y me cuidas,

En tu he hallado la gracia,

Amén.