Oración de confianza en la Virgen María

La Virgen María goza de la fe y confianza de sus creyentes, al ser ejemplo de obediencia y de fe infinita, nos deja un aprendizaje magnífico y se convierte en un gran modelo a seguir. Con esta oración reafirmarás tu confianza en ella y en su infinita bondad.

Divina y piadosa Reina del cielo, siempre te has manifestado en mi vida, sé que me escuchas y atiendes mis oraciónes con todo el amor y cariño que tú como Madre Celestial, sabes prodigar a todos tus hijos terrenales.

Siempre pongo mi fe en ti, pongo mis intenciones, mi vida, a mi familia, porque sé que tú, que sufriste tanto por amor a tu hijo, sabes y conoces todos los dolores que ocasiona preocuparse por los seres queridos.

Admiro tu pureza y bondad, tu determinación, confianza, y sobre todo la fe absoluta que tuviste en Dios Padre al aceptar su voluntad sin dudar, aun sabiendo que eso traería problemas y dificultades a tu vida.

Sé que eres un ejemplo de madre, de persona y de bondad, quiero estar junto a ti siempre, bajo tu manto y seguir tus huellas, para que me guíes por la senda del amor, el perdón y la reconciliación, alejando de mi todo mal y angustia.

Eres el pilar central de la Santa Iglesia, gracias a ti Jesucristo vino al mundo a cumplir la misión que el Padre le encomendó, gracias a tu sí generoso estamos hoy bajo la mirada y el amparo misericordioso de Dios.

Tu sacrificio es inspiración, tu valentía y al mismo tiempo tu gran obediencia es un ejemplo, confío plenamente en ti madre bendita, en tu protección y en tu amor. Eres el alma mas pura y hermosa que alguna vez ha pisado esta tierra, y en ti me quiero inspirar para vivir.

Mujer venerable y sagrada, confío en toda tu sabiduría, bondad  y amor infinito, en las lágrimas que derramaste, para que me cuides hoy, mañana y siempre, para que protejas a mi familia y a los míos en este caminar tan lleno de amenazas y seas la luz que nos guíe.

Amén.

Con esta hermosa oración, le dices a la madre mas grandiosa que existe, que tienes toda tu confianza puesta en ella, como tu pilar fundamental y como ejemplo de vida. Reza esta hermosa oración cada jueves con mucha fe y devoción luego de prender y ofrecer una vela a Maria Santísima.