Novena a San Miguel Arcángel | novena 6to Día

Oración del 6to día de la novena para Casos imposibles y Desesperados, peticiónes muy difíciles de San Miguel Arcángel. El sexto día de oración de la novena de San Miguel Arcángel debe ser enérgico y entusiasta, muchas personas empiezan a cansarse en esta etapa, pero si hemos rezado con fe, el espíritu de San Miguel nos inspirara y nos dará aliento para seguir adelante y completar nuestra hermosa novena.

En este sexto día de alabanza y honra que hemos preparado para ti querido San Miguel Arcángel, reconocemos toda tu gloria y poder en nuestra vida, queremos que sepas que te amamos, que no podemos vivir sin tu presencia y que nuestras oraciónes son para agradecerte todos los favores que nos has concedido.

Tu santidad es grande y especial amado acrangel de luz, por eso te agradecemos todos los días, gracias por hacer que nuestro carácter sea como el tuyo, valiente y espiritual a la vez, siempre al servicio de nuestro Señor Jesucristo y siempre protegiéndonos de cualquier maldad e injusticia.

Te alabamos y te glorificamos en todo momento San Miguel, porque sabemos que solo tú puedes controlar la maldad que nos rodea y convertirla en fuego celestial, por eso acudimos a ti cuando necesitamos que nos protejas de personas y entidades malignas, pero también que nos protejas de nosotros mismos.

Nuestras pasiones pueden cegarnos sin darnos cuenta, pueden sobrecoger nuestro corazón, doblegar nuestro espíritu y podemos hacer daño a los que nos rodean y a los que mas queremos, así que acudimos a ti para que domes nuestros pensamientos y nuestras acciones, hazlas como tú quieras que sean.

No permitas que el ritmo acelerado de la vida se apodere de nosotros y nos haga perder de vista nuestra espiritualidad y nuestra fe, no permitas que nos convirtamos en personas sin alma, sin compasión y sin alegría, haznos personas seguidoras de tu luz, personas valientes como tú.

Te pedimos que nos concedas estas peticiónes que te hemos hecho, solo tú con tu gracia infinita puedes brindarnos el auxilio que necesitamos, para estar libres de todo mal y así poder seguir honrándote en el nombre de nuestro Señor Jesús y de nuestra amada, sagrada virgen Maria.

Nuestra veneración a ti es continua y nunca se terminara, será eterna como la luz infinita que irradías, como la inmensidad de tu gloria y la fuerza de tu poder para sanar nuestras heridas y concedernos todas las peticiónes que humildemente te pedimos, porque sabemos que solo tú en tu gracia podrás hacer nuestros deseos realidad.

Nuestra existencia díaria depende de tu presencia en ella, porque sabemos que solo tu podrás iluminarla con todo tu poder, así queremos vivir siempre, bajo la defensa de tu espada y bajo el cobijo de tu manto, por todos los días de nuestra vida.

Concédenos nuestras peticiónes y protégenos en todo momento, no nos desampares en este mundo frio y oscuro que nos arrastra hasta sus profundidades, te lo pedimos en tu sagrado nombre. Amen.

Después de rezar esta oración, se deben orar nueve padres nuestros, nueves aves marías y nueve glorias, para que se pueda entrar en estado de meditación.