Oración para recibir la bendición del Señor y la paz de la mente

El estrés y las preocupaciones pueden causarnos mucha angustia, perjudicando nuestra tranquilidad. Pero, cuando acudes al Señor en oración este te brinda la paz mental que necesitas. Así, recibirás todas esas bendiciónes que Dios tiene para tu vida. Realiza esta plegaria en forma díaria y tu fe se fortalecerá grandemente.

Oración para la paz de la mente y recibe la bendición del Señor

Señor, vengo a ti con respeto y reverencia,

Creyendo absolutamente que prestas oídos

A estas, mis sinceras oraciónes,

Estas plegarias elevo a ti,

Me arrodillo ante tu presencia con fervor,

Creyendo que aliviarás la carga de mi alma,

Que podré descansar de toda preocupación,

Las circunstancias no me derrotarán,

Vivo con la certeza que me cuidas,

Que en todo momento me proteges,

Sabiendo que te necesito,

Sin ti mi mundo está incompleto,

Recibiré las bendiciónes que tienes,

Gracias mi Señor,

Gracias amado,

Me permites mantenerme ante ti,

Por eso aquí estoy nuevamente.

Señor, muchas son las circunstancias que me han acosado,

En mi día a día a veces he perdido la calma,

Por eso te necesito,

Te pido que des descanso a mi mente,

Que mantengas en reposo mi alma,

Refúgiame en medio de la tormenta, mi Señor,

Que estos problemas no me hagan retroceder,

Que pueda caminar sobre estas aguas,

Venciendo las dificultades,

Mi corazón contigo no tendrá temor,

No sufrirá por las amenazas

Esas que generan la incertidumbre.

Pero fe tengo en ti, mi Señor Jesús,

Eres mi guía en el camino,

Cuidas mis pasos,

Estoy protegido,

Nada puede contra mí,

La maldad no prevalece,

Las situaciones no me agobian,

Incluso en las condiciones difíciles tengo plena confianza,

En mí hay paz interior,

Mi mente reposa,

Recibo tus bendiciónes,

Mi alegría es estar a tu lado, Señor.

Dame descanso entre las eventualidades,

Sé que puedes librarme de lo malo,

Sonrío ante las contrariedades,

Tú vas delante de mí,

Eres mi auxilio,

Rescatador, columna fuerte,

Mis pies no han de resbalar nunca,

Apoyo mío, no caeré porque estoy contigo,

Durante el día los problemas no me estresan,

En la noche descanso y tengo reposo,

Vivo esperado siempre la sorpresa del nuevo día,

Porque me sorprendes con tu amor,

Las bendiciónes del mañana son grandes,

Las recibiré disfrutando de tu presencia,

Que nunca me abandona,

Que llena mi ser,

Gracias, mi Señor.

Guardián y custodio mío,

La paz me invade,

Tu luz me cubre,

El mal se aparta,

Mientras descanso y recibo tus bendiciónes,

Nada me hará daño,

El maligno no puede estar cerca de mí,

Señor, me resguardas,

Disfruto las pequeñas bendiciónes que me regalas todos los días,

Veo tu grandiosidad en el vuelo de los pájaros,

En la belleza de las flores,

En el color del cielo y el atardecer,

Todo lo bueno colocas en mi camino,

Para que me sean de disfrute,

Para que mi alma se llene de gozo,

Por eso la paz viene a mí,

Sé Señor, con toda certeza, que eres poderoso,

Me proteges con ternura, firmeza y amor,

Dale paz a mi corazón,

Que la rabia y los malos sentimientos no lleguen a él,

Quiero mantenerme en la humildad,

Sin egoísmos, ni contiendas,

Que el maligno no halle asidero en mí nunca,

Mi mente, espíritu y alma están cuidados,

Confío en ti con plenitud,

Tendré las bendiciónes que me has prometido,

Poseo esa certeza.

Gracias, mi Señor,

Grande es tu amor,

Poderosa es tu presencia,

Tanto que ahuyenta todo el mal,

Tanto que puedo cumplir mis sueños,

Tienes cuidado de hacerlos hermosas realidades,

Calma profunda e interna me traes,

Los problemas no me amilanan,

El mar que son las dificultades no me ahoga,

Contigo estoy a salvo,

Gracias porque toda prosperidad viene a mí,

Amado, Señor mío.